Cómo elegir tu seguro de coche

Tan importante como tu automóvil es la gasolina y por supuesto el seguro. ¿De qué te sirve tener un vehículo si no puedes sacarlo a la calle? Elegir el carburante es fácil, sin embargo escoger el seguro de  coche es un asunto más peliagudo que te puede dar más de un dolor de cabeza por la elevada oferta de tipos diferentes de seguro, los precios, las condiciones y el complejo vocabulario que rodea a todo este mundillo. Pero tranquilo, nosotros queremos darte unas pequeñas claves para elegir el seguro de coche correcto (a parte de consultar y hablar con tu correduría o corredor de seguro para su contratación):

Seguros coche

  1. Antes de comprar hay que estudiar: comparar prestaciones de seguros, coberturas y precios. Para este primer paso, es bueno contratar un corredor de seguros.
  1. La Responsabilidad Civil Obligatoria, seguro del conductor, asistencia jurídica y lunas son las coberturas obligatorias y básicas de un seguro. Aparte de eso debes saber qué otras prestaciones quieres, sobre todo en función de tus necesidades para no pagar por cosas que no necesitas.
  1. Si te planteas contratar un seguro de coche a todo riesgo, debes estar seguro de que vas a amortizar y sacar partido a dicho contrato. Tal vez al mirar las cláusulas y las posibilidades te des cuenta de que con un seguro a terceros, te es más que suficiente.
  1. ¿Con o sin franquicia? La franquicia es la cantidad de la cual el seguro se hace cargo en los costes de reparación. Sin franquicia, toda la reparación corre a cargo de la aseguradora por la que  se protege el automóvil contra todo daño total o parcial.
  1. Revisa tu kilometraje anual ya que por estadística, cuantos más kilómetros viajas más probabilidades hay de tener un golpe.
  1. También has de tener en cuenta la importancia de tu automóvil en tu día a día. No es lo mismo si solo lo usas en vacaciones que si te es imprescindible para ir a trabajar. Según esto, te puedes plantear si necesitas un automóvil de sustitución o no.
  1. Y por supuesto, debes tener en cuenta qué automóvil tienes. No es lo mismo con todos nuestros respetos a ambos, un Fiat que un Ferrari.

Recuerda que conducir sin seguro de coche es motivo de sanción. Por eso es imprescindible elegir el que más te convenga, para pagar solo por lo que  usas y estar bien protegido.

Vía: Blog de Segurauto 

Categorías